Llega el verano y el sol parece convertirse en nuestro aliado (¡y a la vez en nuestro enemigo!). Cuidar tu piel puede convertirse en un hábito con estos tips prácticos para protegerte bajo el sol este verano.

Proteger tu piel del sol en verano es una responsabilidad que no debés dejar pasar; ya que la exposición al sol sin protección puede causar el envejecimiento prematuro de la piel. También arrugas, manchas, sequedad y, con el paso del tiempo, cáncer de piel.

5 tips prácticos:

1.Utilizar el protector solar adecuado según tu tipo de piel
El uso del protector solar debe ser costumbre durante todo el año. Sobre todo en el rostro, cuello, escote y manos ya que son las zonas más expuesta.
Pero además del uso diario de protector solar debemos prestar atención a utilizar el FPS adecuado. El valor del Factor de Protección Solar depende mucho de nuestra edad, del tipo del piel y de las actividades que realizaremos al aire libre.
El FPS mínimo recomendado es de 30 y es importante que ofrezca protección tanto a los rayos UVB como UVA.

2. Aplicarte el protector solar de manera correcta
Sea que utilices el protector en forma de crema o spray es importante que prestes atención al modo y forma de colocártelo (¡tanto a vos como a tu familia!).
Lo importante es aplicarlo de forma pareja y abundante, repitiendo cuando lo consideres importante. Sobre todo si vas a transpirar, realizar actividad física o meterte al agua.
Recordá que la nuca y los hombros son de las zonas más expuestas y difíciles de cuidar. Los labios también son una zona sensible que debés proteger. A su vez si tu piel es seca o grasa es un detalle a tener en cuenta a la hora de elegir una marca o producto.

Acá te contamos todo lo que tenés que tener en cuenta a la hora de elegir tu protector solar

3. Mantenerte hidratado todo el tiempo
El consumo frecuente de agua, jugos o infusiones frías son las mejores opciones para mantenerse hidratados en verano.
Recordá beber agua aunque no tengas sed.
También podés mantener tu piel hidratada con cremas y geles post y pre solares.

4. Utilizar ropa adecuada para protegerte del sol
Además de gafas con protección UV y sombreros amplios es importante protegerte con tejidos finos y apretados. Sobre todo, durante el mediodía ya que son las horas donde el sol está más fuerte y más daño puede causarnos.
Si vas a nadar durante el mediodía bajo el sol, considerá la opción de utilizar camisetas de Neopreno.
Si vas a utilizar ropa fina y clara intentá ponerte protector debajo de la ropa.
Muchas prendas especiales también vienen con protección ultravioleta.

5. Tomar los recaudos correspondientes para vos y tu familia
Como prevenir es mejor que cuidar, lo ideal es evitar la exposición al sol durante el mediodía.
Protegé a vos y a tu familia con sombrillas y recordá que es mejor mantenerte a la sombra. Protegerte del sol también supone protegerte de insolaciones y golpes de calor. Consumir frutas, tomar agua y descansar el tiempo correspondiente es parte de los cuidados que debes tomar en el verano y en los días de calor.