Los tatuajes de henna son cada vez más comunes. Los vemos en las playas, en las plazas y muchas veces, incluso, en los salones de eventos y cumpleaños de nuestros hijos. A veces, quienes los realizan son personas capacitadas que utilizan los materiales adecuados, pero muchas veces no es así. A pesar de su carácter “temporal” (el tinte suele durar entre diez a veinte días), los tatuajes de henna pueden dejar daños irreversibles en la piel.

La henna no es más que un tinte o colorante pero lo cierto es que no se puede aplicar en pieles sensibles ni así porque sí. La henna puede irritar la piel, generar picazón, ardor y dejar la zona colorada, también y en casos graves, puede producir ampollas, cicatrices y lesiones severas. La mayoría de las veces, esto se debe a una reacción alérgica o a un producto de mala calidad.

Es cierto, también, que una prolongada exposición al sol es un factor desencadenante en la mayoría de los pacientes que desarrollan una lesión luego de haberse realizado un tatuaje de henna.

A su vez, la mayoría de los pacientes que sufren lesiones son niños ya que su piel es más delicada que la de los adultos.

¿Por qué los tatuajes de henna dejan marcas?


El principal problema tiene que ver con los productos adulterados. La henna de por si es marrón y tiene un tiempo de secado de dos a tres horas. Como esto es mucho tiempo, el producto suele mezclarse con un tinte de sacado rápido, la parafenilendiamina (PPD), que actúa como fijador y acelerador de la henna. Este tinte no es apto para el uso humano y suele estar contenido en la henna de color negro. Esta es la principal diferencia entre la henna segura que se utiliza desde la época de los egipcios y la henna adulterada que se utiliza actualmente.

El principal problema de los tatuajes de henna tiene que ver con el desconocimiento. Ni todos los tatuadores ni todos los usuarios tienen noción de los compuestos químicos que tiene la henna. Tampoco el tipo de riesgo en caso de que se haya una reacción alérgica. Lamentablemente, no podemos poner en riesgo nuestro cuerpo simplemente por una moda que dura dos semanas en nuestra piel.

Por suerte, cada vez son más los pacientes que se acerca a De Piel, nuestro centro de dermatología en ciudad de Santa Fe, para preguntar sobre los riesgos y lesiones de este tipo de prácticas.