Si bien los tatuajes son cada vez más comunes y cada vez forman más parte de nuestra cotidianidad, no dejan de ser un elemento extraño y ajeno a nuestra piel. Hacerse un tatuaje no es algo negativo pero sí es importante conocer los detalles de esta práctica y las lesiones irreversibles que deja en nuestro cuerpo, sobre todo cuando no son realizados bajo normas sanitarias ni con supervisión de un profesional.

Los tatuajes no son una práctica nueva. Si bien es cierto que cada vez están “más de moda”, los tatuajes datan desde las primeras civilización. Los egipcios, por ejemplo, tiene mucha fama ya que fueron los primeros en desarrollar al máximo la técnica de los tatuajes.

Hoy les compartimos algunos consejos y situaciones que deben tener en cuenta antes de hacerse un tatuaje:

1. Puede terminar en una reacción alérgica
Las reacción alérgicas son inevitables: se está introduciendo una sustancia extraña bajo la dermis. Es más, estudios recientes revelan que el 70% de las personas tatuadas sufren de reacciones alérgicas. Algunas pueden ser crónicas y verse exacerbadas por la exposición al sol.

2. Va a generar irritaciones temporales
Los cuidados luego de realizar el tatuaje son importantes. La piel se irrita y hay que protegerla del sol y de las posibles infecciones que puedan surgir.
Pero la irritación de la piel no es propia de los tatuajes permanentes, los tatuajes de henna también dejan lesiones en la piel.

3. La piel queda sensible y la exposición al sol daña mucho más la piel tatuada.
La exposición al sol prolongada y sin cuidados generan sarpullidos y quemaduras permanentes en la piel.

4. El tatuaje puede generar una infección o la aparición de hongos.
Sobre todo cuando no son realizados bajo las normativas sanitarias vigentes. Para evitar los riesgos de infección es importante contemplar la eterización de todos los elementos y de la vestimenta del tatuador (guantes de látex, barbijos, etc.). También es importante no realizar el tatuaje con tintas o colorantes caducados y prestar especial atención a las zonas de sangrado del tatuaje.

5. Sobre una piel tatuada es difícil realizar un tratamiento de depilación definitiva
El láser que se utiliza para las sesiones de depilación definitiva es el mismo que se utiliza para borrar o modificar tatuajes. Sobre una piel tatuada se reducen muchísimo las posibilidad de tratamientos estéticos.



Si tenés dudas, acercate a nuestro centro integral y consultá con nuestro equipo de dermatólogos