La rosácea es una enfermedad común de la piel de carácter crónico. La rosácea, afecta la piel del rostro, la cual se ve enrojecida e hinchada. Las principales zonas afectadas de la cara son las mejillas, la nariz y el mentón. A veces suele afectar, también, el cuello y escote. En casos graves y sin tratamiento pueden aparecer úlceras en la piel.

Si bien es cierto que se trata de una patología muy común, sus causas no son del todo claras. En la mayoría de los casos, la rosácea es hereditaria. Es decir, causada por factores genéticos pero exacerbada por factores externos.

La mayoría de los pacientes que sufren de rosácea suelen ser mujeres, de piel clara y entre los 30 y 50 años. Pero cada vez es más común diagnosticar casos de rosácea en hombres. La aparición de la enfermedad tiene que con la incidencia de ciertos factores desencadenantes.

SÍNTOMAS DE LA ROSÁCEA

√ Enrojecimiento de la piel del rostro
√ Facilidad de sonrojarse (ruborizarse)
√ Muchas venitas rojas en la cara (sobre todo con forma de telas de araña)
√ Sensación de ardor e hinchazón en la cara
√ Ojos llorosos y también enrojecidos
√ Pequeñas ulceraciones. Similares a las lesiones del acné

Como ya mencionamos, los síntomas de la rosácea pueden verse exacerbados por factores desencadenantes, por ejemplo: Ambientes demasiados calefaccionados, exposición al sol prolongada y sin protección, cambios bruscos de temperatura y consumo excesivo de alcohol y alimentos picantes y/o grasos.

TRATAMIENTOS PARA LA ROSÁCEA

Según el tipo de enfermedad y de la gravedad de la patología, dependerá el tratamiento a utilizarse. En la mayoría de los casos suelen realizarse un tratamiento preventivo con el fin de reducir la incidencia de los factores desencadenantes.

La rosácea suele ser una enfermedad cíclica muchas veces condicionada por cuestiones emocionales. Al ser una enfermedad cíclica suele tener períodos de mejoría y de gravedad. En estos casos, el tratamiento preventivo suele acompañarse de la administración tópica y oral de antiinflamatorios.

Para mejorar el aspecto de la piel el tratamiento más recomendado en medicina estética es la Luz Pulsada Intensa (IPL HARMONY)
Las sesiones de IPL HARMONY favorecen la renovación de la piel y la desaparición de los vasos anormalmente. Es el tratamiento ideal para combatir el enrojecimiento y aliviar los síntomas de la rosácea Además, el efecto antiinflamatorio de esta modalidad hace que también mejoren las lesiones inflamatorias, como pápulas o pústulas.

Si sufrís rosácea, pedí tu turno y consultá con nuestro equipo de profesionales especialistas en dermatología.