La piel seca se caracteriza, principalmente, por su falta de humedad y por su textura reseca. La piel seca suele verse agrietada, escamosa, tirante y puede generar picazón. Si bien los estadios y causas de la piel seca son muchos, la mayoría de las personas suelen desarrollar piel seca a partir de los cincuenta años. Aunque, como ya dijimos, no es esa la única razón. Por ejemplo, el invierno y el clima frío y seco, también colaboran en el desarrollo de la piel seca.

Síntomas de la piel seca:

Es importante distinguir las características diferenciales de la piel seca facial y la piel seca en el resto del cuerpo. La piel seca en el rostro suele traducirse en incomodidad y envejecimiento prematuro. La sequedad suele aparecer en el cachetes (rojos y escamosos), alrededor de los ojos y en labios agrietados.

En lo que refiere al resto del cuerpo, la piel seca suele aparecer primero y más frecuentemente en pies y talones ya que aquí no hay glándulas sebáceas. Pero también es cierto que la sequedad de manos, codos y piernas están relacionadas con una piel seca.

Tirante y áspera suele ser la principal definición de la piel seca. Pero la picazón (sobre todo de talones y codos) y las posibles grietas o fisuras cutáneas también son características.

Causas de la piel seca:

La piel seca puede generarse por factores internos o externos. Por ejemplo, internamente puede tratarse de un déficit de sustancias higroscópicas (link: http://www.ciclohigroscopico.com/compuestos-higroscopicos/) (fijadoras de agua), cuya presencia en la piel es natural, ayudándola mantenerla hidratación.

También, puede tratarse de factores genéticos u hormonales. La edad, como ya dijimos, también es un factor desencadenante de la piel seca. Por ejemplo, la menopausia trae aparejada cambios en la piel que suelen manifestarse como piel seca.

Una mala alimentación, el consumo de tabaco y una dieta con poco agua están intrínsecamente relacionadas con la piel seca.

A su vez, patologías como hipotiroidismo ,dermatitis atópica y la psoriasis también pueden dar lugar al desarrollo de una piel seca.

En lo que refiere a los factores externos que desencadenan una piel seca podemos encontrar:
– Factores ambientales: Condiciones climáticas (clima seco, muy frío o muy cálido), cambios de estación y la exposición prolongada al sol o rayos UV, entre otros. El uso excesivo de calefacción o aire acondicionado también influye.
– Cuidado cutáneo: El contacto excesivo con agua caliente y el lavado frecuente favorecen la eliminación de los lípidos naturales que mantienen la piel hidratada. El uso de productos agresivos e inadecuados a una piel seca también favorece el resecamiento excesivo. Sobre todo, jabones no aptos para piel seca.
– Medicinales: Algunas medicinas y tratamientos médicos ayudan al desarrollo de una piel seca.

Cuidados y recomendaciones para la piel seca

La piel seca puede recobrar su aspecto natural con un tratamiento adecuado. Para eso, la utilización de leches limpiadoras o tónicos astringentes es clave. También es importante utilizar cremas hidratantes, que contengan urea en distintas concentraciones. Siempre se recomienda el uso de protector solar.
Una dieta equilibrada y el consumo constante de agua influye mucho.
Es importante, también, evitar la utilización de productos de limpieza y cosmética que contengan alcohol o que no sean aptos para piel seca.
En lo que refiere a maquillaje, es recomendable utilizar bases fluidas y no secas o en polvo, ya que estas últimas resecan la piel.

Si sufrís o crees que tenés piel seca, lo más recomendable es visitar a un médico dermatólogo especialista para que te brinde la información y asesoramiento necesario.

Conocé más sobre nuestros tratamientos dermatológicos.