Se fue el verano, pero su efecto queda en nuestra piel. Independientemente del tipo de bronceado que hayamos obtenido y de su duración, lo más probable es que si no nos cuidamos la piel correctamente, el sol nos haya dejado la piel manchada. Por suerte, eliminar las manchas de sol de manera progresiva es posible en De Piel.

Las manchas de sol suelen aparecer en manos, escote, rostro y hombros. Zonas difícil de esconder y, casualmente, las zonas que más suelen sufrir los efectos y exposición de las radiaciones solares. Las manchas solares generan angustia ya que son muy difíciles de ocultar.

Las manchas de piel de la cara suelen estar asociadas al paso del tiempo y al efecto nocivo del fotoenvejecimiento (muchas veces agravado por una mala e incorrecta exposición al sol), es por esto que también se las conoce como “manchas de sol”.

¿Qué tratamientos sirven para eliminar las manchas de piel que nos dejó el verano?

Lo primero que debemos hacer es consultar con un médico especialista en dermatología para poder realizar el tratamiento más acorde según nuestro tipo de piel.

Estos son algunos de los tratamientos existentes:
– Luz pulsada Intensa (IPL): Reúne una serie de tratamientos lumínicos que mejoran la apariencia de la piel, con muy poca molestia y riesgo mínimo. Su aplicación está indicada en: Manchas de cara, cuello, escote y manos, provocadas por la edad, por cambios hormonales y por la exposición al sol. Es el tratamiento más efectivo y recomendado por nuestro equipo de profesionales.

– Peeling: Es un tratamiento dermatológico que consiste en la aplicación de distintas sustancias químicas sobre la piel, para generar una descamación y renovación de las capas más superficiales de la misma.

– Microdermoabrasión: La microdermoabrasión con punta de diamante remueve las células muertas de la capa superficial de la piel en forma segura y controlada. Genera una exfoliación de alta precisión, promoviendo la regeneración de la piel.

– Se pueden utilizar, también, preparados magistrales, con ácido kójico tretinoína o ácido azelaico. Este tipo de tratamiento debe estar indicado por tu dermatólogo y es él quien debe armar un esquema de uso domiciliario, combinando los diferentes preparados según tu tipo de piel y la distribución de las manchas.

Como dice el dicho, “mejor prevenir que curar”. Para evitar las manchas de piel lo más importante es la prevención y el cuidado constante de la piel. Este es el único modo de evitar y reducir la incidencia de las manchas del rostro. ¿Cómo? Reduciendo los riesgos de exposición al sol.

Conocé más sobre nuestro servicio en dermatología estética.