El peeling es, justamente, un tratamiento dermatológico exfoliante que consiste en la aplicación de distintas sustancias químicas sobre la piel, para generar una descamación y renovación de las capas más superficiales de la misma, eliminando imperfecciones y mejorando la apariencia de la misma. La elección del tipo de sustancias así como la profundidad a la que llega está relacionado con el objetivo dermatológico que se quiera alcanzar. El peeling facial es la puesta en práctica de estas técnicas para mejorar el aspecto y apariencia del rostro.

Los objetivos más reconocidos del peeling facial tienen que ver con: Mejorar la textura y las manchas de la piel; regenerar colágeno y atenuar cicatrices; tratar acné y puntos negros; controlar la seborrea y cerrar los poros; eliminación de arrugas finas y líneas de expresión, como también, recuperar la luminosidad de la piel. El peeling se puede realizar, también, en el escote, manos y espalda, según la necesidad de cada paciente.

¿Qué hay que tener en cuenta para realizar un peeling facial?

Lo primero que hay que tener en cuenta es la viabilidad o no de realizar este tratamiento, según las lesiones y tipo de piel de cada paciente. Siempre es recomendable realizarlo en un centro estético integral de seriedad que cuente con médico dermatólogos en el staff.

Luego, hay que tener en cuenta la época del año en que vamos a realizar el peeling facial. La mejor época es el momento en que el paciente no está expuesto al sol. Invierno y otoño son los periodos más recomendados.

Previo a cada sesión de peeling, el paciente debe realizarse una limpieza profunda de la piel del rostro. Sobre esa piel limpia y desengrasada se aplicarán los ácidos y sustancias que trabajaran en la piel. El paciente puede experimentar picor pero ese desaparecerá en solo unos segundos ya que las sustancias serán neutralizadas para dar paso a la exfoliación de la piel.

La cantidad y frecuencia de las sesione que se van a realizar dependerá de cada paciente en particular, pudiéndose observar mejoras luego de la primera sesión. Para manchas del sol o despigmentaciones de la piel, el tiempo de tratamiento supone seis sesiones promedio.

Más allá del cuidado del sol, el peeling facial es una técnica que no requiere cuidados previos ni posteriores. Cada sesión toma 30 minutos y el paciente puede continuar con su vida normalmente luego de la misma.

La combinación de este tratamiento con preparados magistrales optimiza los resultados. También se recomienda realizar sesiones de mantenimiento para que el efecto del peeling no se pierda.

Si tenés dudas, consultá en nuestro centro integral DE PIEL ubicado en Santa Fe. Contamos con un amplio equipo de dermatólogos profesionales especializados en medicina estética