El verano ya llegó y tomar sol es una realidad. Sea que te dispongas a tomar sol durante todo el día o que el sol te encuentre en la calle, proteger tu piel es una responsabilidad que no debés dejar pasar.

¿Por qué? Si bien la luz natural del sol ayuda a nuestro sistema inmunológico, a nuestro estado de ánimo y a la síntesis de la vitamina D, la exposición al sol sin protección puede causar el envejecimiento prematuro de la piel. También, arrugas, manchas, sequedad y, con el paso del tiempo, cáncer de piel.

Por eso, hoy queremos resaltar algunos cuidados y desmitificar algunos mitos sobre el cuidado de la piel a la hora de tomar sol:

MITO 1: “Sólo debo usar protector solar si tomo sol durante el mediodía”

Muchas personas creen que el sol de la mañana y el sol de la tarde son completamente seguros y no es necesario utilizar protector solar para tomar sol. No es así. Si bien es cierto que bajo el sol del mediodía es donde los rayos UVB se encuentran más condensados, su presencia como la de los rayos UVA se extiende durante todo el día.
Nuestro consejo no es que refuerces el protector solar durante el mediodía, sino que simplemente evites exponerte y tomar sol durante las 11 y 16 horas.

MITO 2: “Si está nublado no debo utilizar ningún tipo de protección solar ni tomar sol”

Si bien es cierto que la intensidad de la luz solar se ve reducida los días nublados, las nubes no son ningún tipo de filtro solar ni nada parecido. El viento tampoco.
Aunque el día no se presente como ideal si vamos a estar al aire libre durante el día debemos protegernos del sol con sombreros, protector solar, sombrillas o el elemento que creamos correcto.

MITO 3: “Si tengo piel oscura no debo protegerme”

Si bien es cierto que las pieles claras están más expuestas a los dañinos efectos de sol, las pieles morenas no están exentas. Quizá los efectos no sean tan inmediatos pero los rayos UVB y UVA afectan todas las pieles por igual, sin distinción.

Te recomendamos, también, que refuerces su protección solar varias veces al día, sobre todo luego de realizar actividad física, meterte en el mar o en una piscina.
Tené en cuenta que utilizar protector solar a la hora de tomar sol no es una cuestión de elegir broncearte más o menos, es una cuestión crucial para proteger tu piel.

Te compartimos algunos consejos para que cuides tu piel este verano ¡Recordá que es la única que tenés!