La microdermoabrasión es una de las técnicas más exitosa y más utilizada en dermatología estética ya que de una manera superficial permite rejuvenecer y mejorar el aspecto de la piel. Es una técnica ideal para aquellos pacientes que quieren mantener la piel joven, suave, fresca y limpia.

La microdermoabrasión es una procedimiento estético no invasivo. Al tratarse de un peeling con punta de diamante remueve las células muertas de la capa superficial de la piel en forma segura y controlada estimulando la producción de colágeno.

¿Cómo funciona la microdermoabrasión?

La microdermoabrasión genera una exfoliación de la piel con alta precisión que ayuda a suavizar cicatrices, disminuir arrugas, dilatar poros y eliminar las marcas de acné y puntos negros. A su vez, promueve la regeneración de las capas más superficiales de la piel y aumenta la producción de colágeno. Esto le devuelve a la piel del rostro la firmeza, frescura y luminosidad perdida con el paso del tiempo.

Lo cierto es que la microdermoabrasión con punta de diamante, actúa de manera más profunda y efectiva cuando se la combina con otros tratamientos de exfoliación y renovación celular. Ambas técnicas combinadas ayudan a eliminar las impurezas y células muertas, reducir la hiperpigmentación de la piel, suavizar arrugas y líneas de expresión como también limar cicatrices previas. También ayuda a favorecer la circulación de la piel logrando una textura más sana. La renovación celular va a permitir, también, incrementar la producción de colágeno devolviéndole a la piel la elasticidad perdida.

Beneficios de la microdermoabrasión

El mayor beneficio para los pacientes que se realizan tratamientos con microdermoabrasión es la rapidez y efectividad de la misma. El paciente puede retomar sus tareas habituales en forma inmediata, luciendo los cambios en su piel. Otra ventaja es que es una técnica potencialmente indolora con resultados inmediatos.

La microdermoabrasión no tienen contraindicaciones ni cuidados previos. Según el tipo de piel, el médico especialista puede recetar una crema para utilizar los días previos a la sesión. En cuanto a contraindicaciones y cuidados extras, el paciente sólo debe tener precaución del sol. Es necesario utilizar protector solar luego de la sesión.

Se recomienda una consulta previa con un dermatólogo especializado en medicina estética para evaluar la viabilidad del tratamiento como así también la cantidad de sesiones, según la tolerancia y el tipo de piel de cada paciente. Consulta en De Piel, nuestro centro de medicina estética ubicado en Santa Fe.