A la hora de tatuarnos o de comenzar nuestro tratamiento con depilación láser es importante tener en cuenta que depilación definitiva y tatuajes no son siempre compatibles. Lamentablemente, la depilación láser afecta los tatuajes y hay una serie de cuestiones que es importante que tengas en cuenta.

A la hora de hacerte un tatuaje seguramente vas a dedicar tiempo a pensar el diseño y la zona donde te vas a tatuar. También el tamaño, color, si duele, los cuidados posteriores y la época del año en que lo vas a hacer. Pero un detalle que muchos olvidan tener en cuenta es la cuestión de la depilación y el vello. ¡Un tatuaje con pelos no queda para nada bien! Los tatuajes, según la zona, requieren depilación y este no es un problema menor.

Tatuajes y depilación láser

La depilación es algo a tener en cuenta a la hora de hacernos un tatuaje ya que el vello crece sobre el tatuaje. Lo ideal sería que antes de planificar tatuarte realices un tratamiento con depilación láser en la zona del tattoo. ¿Por qué? Porque de este modo te vas a ahorrar un montón de dolores de cabeza. Si tenés un tatuaje, depilarte con cera o con maquinitas puede no ser una opción ya que según tu tipo de piel y tu proceso de cicatrización podés lastimarte y dejar la zona resentida. ¡Y un tatuaje tapado por el vello no suele quedar bien!

Pero si, por el contrario, primero realizaste el tatuaje y luego consideraste la posibilidad de comenzar un tratamiento con depilación láser es importante que conozcas el riesgo que existe.

Los tratamientos en depilación definitiva se realizan con láser. Este láser emite radiaciones que destruyen los folículos pilosos existentes. Para que esto ocurra el láser irradia un calor que activa la pigmentación oscura de la melanina en la piel. Si el láser se topa con un tatuaje entenderá que es algo que también debe eliminar. El resultado es complejo: el láser va a quemar tu piel con un alto riesgo de dejar lesiones y arruinar el tatuaje (puede distorsionarlo o eliminarlo).

Entonces… ¿Por tener un tatuaje ya no podemos realizarnos ningún tratamiento en depilación con láser?

Un tatuaje no impide que realices un tratamiento en depilación con láser pero si vas a tener que tomar ciertas precauciones. En caso de tener un tatuaje lo ideal es que realices tu tratamiento en un centro estético especializado en depilación láser y que te asegures de que sea un médico el que realice o supervise el tratamiento. ¡No vas a querer conocer las consecuencia de un tratamiento mal aplicado sobre un tatuaje!

Si tenés un tatuaje no podrás aplicar el láser sobre el mismo, por lo cual las sesiones de depilación definitiva se aplicarán sobre las zonas cercanas procurando siempre que el tatuaje quede tapado (de este modo evitas los riesgos de deformarlo o de quemar tu piel).

Nuestro consejo: Lo ideal es que realices primero las sesiones con depilación láser. Una vez que tengas tu piel libre de pelos, vas a poder tatuarte con libertad y vas a quitarte de la cabeza el problema de pensar cuándo y cómo depilarte el tatuaje.

Sacá tu turno y realiza todas tus consultas sobre depilación definitiva con láser.