La dermatología estética es una rama médica especializada en el tratamiento y cuidado de la piel. Sea del rostro o del cuerpo, la dermatología estética busca mejorar la apariencia externa de la piel a través de los más novedosos métodos de tratamiento. La dermoabrasión, el láser, colágeno o ácido son solo algunas de las técnicas más conocidas y utilizadas.

¿Para qué sirve la dermatología estética?

También conocida como dermatología cosmética, la dermatología estética se ocupa, principalmente, de eliminar y paliar las cicatrices de la piel, de mejorar su aspecto, reducir las líneas y arrugas de la vejez, y de atenuar los distintos defectos cutáneos, sean producto del sol, de la edad o de lesiones previas como el acné, por ejemplo. Esto es posible gracias a los modernos tratamientos y procedimientos de la dermatología estética.

¿Qué técnicas utiliza la dermatología estética?

En lo que refiere a la revitalización de la piel y el tratamiento de manchas, las técnicas más utilizadas son: peeling, microdermoabrasión, mesolifting y luz pulsada, entre otras.

En lo que compete al rejuvenecimiento fácil, los tratamientos más efectivos son los que se realizan a partir de la toxina botulínica (también conocida como BOTOX, ácido hialurónico y skinbooster. La dermatología estética también realiza tratamientos con plasma rico en plaquetas, luz pulsadas y NIR infrarrojo cercano.

Para la flacidez facial, las mejores técnicas y tratamientos son los que se realizan a partir de plasma rico en plaquetas, mesolifting y NIR infrarrojo.

La dermatología estética, como ya mencionamos, también se especializa en estética corporal. Para ellos, las técnicas de ultracavitación, NIR luz infrarroja y mesoterapia con aplicaciones lipolíticas localizadas.

Si la piel es el órgano de mayor extensión del cuerpo, su cuidado y protección es de vital importancia. Por eso, la dermatología estética es nuestra gran alidada.

Conocé más sobre nuestros tratamientos en dermatología estética.