Cada embarazo trae aparejado una serie de cambios hormonales, vasculares y metabólicos entre otros. Estos cambios se ven reflejados en nuestra pie, cabellos y uñas. Es importante ser conscientes de los mismos a fin de tomar las precauciones necesarias para evitar posibles lesiones.

¿Cómo son los cambios de la piel durante el embarazo?

Casi el 85% de las embarazadas presentan alteraciones en la piel, en el cabello y en las uñas durante todo el periodo de embarazo y lactancia.

√ La mayoría de las embarazadas suele presentar un trastorno en la pigmentación de la piel. Esta hiperpigmentación de la piel suele presentarse, comúnmente, en el abdomen, en los pezones, areola, en la zona genital y en el rostro. También puede alterarse el color de ciertas cicatrices, estrías y lunares previos al embarazo.
El mayor riesgo es la aparición de melasma en el rostro.
√ También las estrías suelen hacer su aparición triunfal en el embarazo. La causa se debe al estiramiento de la piel, sobre todo en el abdomen, pechos, glúteos y muslos.
√ Las alteraciones vasculares también se reflejan en la piel. Durante el embarazo suelen aparecer arañitas y varices en las piernas, rostro, escote y brazos.
También pueden aparecer lunares, sarpullidos y picores.

Otros cambios relacionados con el embarazo:
√ El cabello como también el vello del cuerpo suele aumentar y fortalecerse considerablemente.
√ Las uñas, por el contrario, se vuelven débiles y frágiles.

¿Se pueden prevenir estos cambios de la piel durante el embarazo?

Muchos de estos cambios son inevitables ya que tienen que ver con el proceso mismo del embarazo, gestación y posterior lactancia. Lo que sí se puede son evitar los riesgos de lesiones aumentando el cuidado de la piel.
Para evitar riesgos y aumentar el cuidado de la piel es indispensable realizar controles dermatológicos durante el embarazo.
La asistencia de un profesional nos va a permitir:
√ Conocer que productos de higiene e hidratación podemos usar durante el embarazo y posterior lactancia.
√ Ejecutar un tratamiento de hidratación y cuidado de la piel para evitar las lesiones y efectos de las estrías
√ Cuidado y seguimiento constante de lunares y alteraciones cutáneas.
Se recomienda extremar los cuidados del sol durante el embarazo. También, fortalecer la alimentación y realizar actividad física de manera regulada.

Realizá tu consulta dermatológica y cuidá tu piel (¡y la de tu bebé!). En DE PIEL somos especialista en dermatología y dermatología pediátrica. Conocé más