Cuando somos mamás, son un montón las cosas que tenemos que comenzar a pensar y tener en cuenta. Algunas, claro está, son más evidentes que otras. Los productos de higiene y belleza, por ejemplo, es algo que tenemos que tener en cuenta. Hoy te contamos sobre los cosméticos aptos para bebés y recién nacidos.

Algo que tenemos que comenzar a tener en cuenta es que los cosméticos y productos que utilicemos nosotras, ya que mientras estemos amamantando y con bebés recién nacidos, van a tener que ser aptos para los dos.

Esto es algo muy importante y a tener en cuenta. La piel de los recién nacidos no está del todo desarrollada y es mucho más propensa a sufrir irritaciones, alergias y sarpullidos. El uso de productos no aptos para ellos pueden tener consecuencias nocivas para su salud, por eso hay que pensar muy bien en los productos y cosméticos aptos para ellos.

¡Un consejo rápido y práctico es que antes de adaptar tus productos a tu bebé hagas al revés! Que te adaptes vos a los productos de tu niño. Todos sabemos lo rico y lo bien que huelen la lociones y cremas de bebés. Quizá un buen consejo es que durante los primeros meses de vida, vos también utilices los mismos productos que tu bebé. Al menos para hidratar tu piel y perfumarla.

Pero claro, en lo que refiere a limpieza de cutis, maquillaje y humectación profunda no hay productos de bebés que podamos utilizar y que nos permitan mantener el PH de la piel equilibrado.


¿Cómo saber elegir productos y cosméticos aptos para bebés?

Siempre es mejor optar por productos hipoalergénicos, con PH neutro y que sean tanto hidratantes como emolientes. Cuento menos perfume, alcohol y aceites tengan, mejor para nuestros bebés. Si contienen ceramidas, avena, aceite de karité, ácidos grasos, caléndula, manzanilla y lavanda mejor. Ya que estos ingredientes además de hidratar la piel va a actuar como protectores ante los agentes externos.

Lo recomendable es utilizar los productos que menos sintéticos sean y evitar utilizar cosméticos, al menos, durante los tres primeros meses de vida.

Para la limpieza lo mejor es utilizar jabones líquidos siempre con agua tibia.

Para nutrir la piel, lo mejor es consumir agua y una dieta balanceada. Para hidratarla por fuera se recomienda utilizar emulsiones o bálsamos con ceramidas, pantenol, vitamina B3, ácido hialurónico o manteca de karité. También aceites naturales, por ejemplo, aceite de almendra.

Si tenés dudas, acercate a nuestro centro integral DE Piel en Santa Fe y consultá con nuestro equipo de dermatología pediátrica