Crear conciencia en nuestros hijos sobre el daño del sol en nuestra piel es crucial para prevenir enfermedades serias en la adultez. Transmitir hábitos durante la infancia y adolescencia les va a permitir a ellos adoptar una postura responsable frente a la exposición y protección solar. De este modo, la actitud ideal y que debemos transmitir es aquella que promueve más la salud por sobre la estética del bronceado.

Construir hábitos de protección solar con nuestros niños es necesario y preventivo. La mayoría de los casos de cáncer de piel tienen su origen en quemaduras solares sufridas en la infancia y adolescencia.

Según estudios científicos los niños y adolescente suelen ser la población más expuesta a la radiaciones solares durante el mediodía (la hora crítica de exposición solar) y en la mayoría de los casos no suelen contar con la protección adecuada (gorros, remeras, protector solar, etc.). Es por esto que crear consciencia de las marcas imborrables del sol es necesario.

Si bien es cierto que es uso del protector solar cada vez es más habitual, muchos niños y adolescentes suelen creer que solo es obligatorio en la playa o en la pileta. Utilizar protector solar esporádicamente en el verano poco hace contra el daño del sol.

Por esto, explicarles a nuestros hijos los daños irreversibles del sol en nuestra piel debe ser prioridad. Para esto, debemos explicar la importancia y el uso adecuado del protector solar siempre vinculado con el efecto del sol y de la fotoprotección.

Además de la familia, la escuela debe crear conciencia sobre los daños del sol en la piel. En caso de no encontrar las herramientas o el modo de trabajarlo, la visita a un dermatólogo infantil puede ser útil. Es el profesional quién va a poder transmitir la importancia del cuidado primario explicando sencillamente el funcionamiento y los efectos del sol en nuestro cuerpo.

Por supuesto, en caso de notar lesiones en la piel de nuestros hijos (manchas, ampollas, enrojecimiento o picazón sin razón) debemos consultar con un dermatólogo infantil de confianza para realizar el control pertinente y despejar así todo porcentaje de dudas.