Para lucir un buen bronceado, la exposición prolongada al sol no es el único factor que interviene. El consumo regular de muchos alimentos ayudan a favorecer, asentar y acelerar el bronceado de la piel de una manera natural y pareja.

Consumiendo estos alimentos nos aseguramos el tono dorado de nuestra piel durante mucho más tiempo. De este modo, podemos acortar el tiempo de exposición solar reduciendo considerablemente los riesgos y lesiones que el sol deja en nuestra piel.

¿Qué alimentos consumir para acelerar el bronceado?

Una dieta variada es clave para mantener el equilibrio y balance de nuestro organismo. Aunque no parezca a simple vista, nuestra alimentación está intrínsecamente relacionada con nuestra piel.

Los alimentos ricos en betacarotenos son el secreto. El betacaroteno aporta vitamina A y suelen encontrarse en la zanahoria, el tomate, la palta, la papaya, la calabaza, el mango, el kiwi, los cítricos (sobre todo, naranjas), brócolis y las espinacas. Casualmente, alimentos que potencian la pigmentación de la piel al activar y estimular la melanina natural de la misma.

El consumo de betacarotenos puede darse de manera natural, es decir, aumentando el consumo regular de los alimentos que lo incluyen pero también puede consumirse de manera complementaria: muchos suplementos dietarios aportan betacarotenos a nuestro organismo. En el caso de querer consumirlos de manera complementaria (en cápsulas o pastillas) debés consultar primero con un médico profesional.

Para lucir un buen bronceado, además de betacarotenos debemos aumentar el consumo de frutas y verduras antioxidantes. También de cereales, legumbres y pescados.

Para mantener el bronceado no hay nada mejor que la hidratación. Además del uso de cremas y geles post solares, el consumo regular de agua no debe faltar. El consumo de aceite de oliva nos aporta vitamina E y también permite mantener la piel hidratada.

Recordá que el mejor modo de mantener y acelerar el bronceado es cuidando nuestra piel. Para esto, el uso regular de protectores solares y la exposición solar en lapsos responsable son dos de los elementos claves para cuidar nuestra piel.
Estos tips son súper útiles para cuidar tu piel este verano.