Basta ponerse el traje de baño, mirarse frente a un espejo o prestar atención mientras nos duchamos para descubrir que la celulitis y está ahí. Cada día son más los hombres y mujeres que nos consultan en nuestro centro integral en Santa Fe para comenzar el tratamiento que permita acabar para siempre con la celulitis.

La celulitis, también llamada “piel de naranja” se caracteriza por afectar el funcionamiento interno de la piel. Esto se ve reflejado en el aspecto poco estético de la misma. Las zonas más afectadas suelen ser la del vientre, glúteos, muslos y piernas.

En términos médicos, podríamos decir que la piel de naranja es el resultado visible de la acumulación de grasa en los tejidos cutáneos. Acumulación reforzada por la falta de ejercicio, la mala alimentación y el poco consumo de agua.

En nuestro artículo “¿Cómo reconocer si tengo piel de naranja?” vas a encontrar las características visibles de la celulitis y el por qué de su formación. Pero hoy no queremos hablar de eso, sino de todo los contrario: los tratamientos existentes para acabar para siempre con la celulitis.

¿Cómo acabar para siempre con la celulitis?

Al tratarse de grasa acumulada, el ejercicio y la buena alimentación son parte del tratamiento para eliminar la piel de naranja.

A su vez, las cremas anticelulíticas y el drenaje linfático manual en las zonas afectas ayudan a relajar la zona favoreciendo la circulación de la grasa acumulada pero no llegan a alcanzar los resultados esperados.

Por eso, para acabar para siempre con la celulitis y mejorar la textura y el aspecto de tu piel te recomendamos los siguientes tratamientos:

– Mesoterapia y tratamientos con drogas lipoliticas
Esta técnica consiste en la aplicación de inyecciones superficiales intradérmicas de diferentes preparados magistrales. En el caso de celulitis y flaccidez corporal utilizamos drogas específicas como cafeína, l-carnitina, DMAE, entre otros, lo cual produce un cambio en el aspecto de la piel de naranja dejando una piel más suave y tersa.

La aplicación de drogas lipolíticas está destinada a las zonas con adiposidad localizada, ya que tienen la capacidad de destruir la membrana de las células adiposas y reducir el espesor del tejido graso. Los resultados son más efectivos cuando se lo asocia a ultracavitador o NIR según lo indicado por el médico.

Ultracavitación:

El sistema de Cavix (Ecleris) emite ondas de ultrasonido que provocan la compresión y descompresión de las células adiposas a una alta velocidad por segundo, lo cual conlleva a la destrucción de las mismas.

De esta manera, se logra reducir la grasa localizada en zonas que suelen ser resistentes y difíciles de modelar a pesar de la dieta y el ejercicio, pero sin exponerse a una cirugía.

Además tiene un efecto importante en la estimulación de la circulación sanguínea y la generación de nuevo colágeno, mejorando consecuentemente el aspecto de la piel con celulitis.

Sacá turno y conocé más sobre nuestros tratamientos en medicina estética.