La preocupación de los padres acerca de los moluscos contagiosos es una de las consultas más frecuentes que recibimos en el área de Dermatología Pediátrica en De Piel, nuestro centro integral ubicado en la provincia de Santa Fe. Sobre todo, en el caso de niños que practican natación u otros deportes acuáticos.

Los moluscos contagiosos no son otra cosa más que un virus que se transmite en piletas, duchas u otros elementos compartidos como ser toallas, chalecos salvavidas o tablas de natación. Este virus se contagia muy rápidamente por contacto y suele afectar al 30% de la población pediátrica.

¿Qué son los moluscos contagiosos?

No es más que una enfermedad viral y benigna de la piel. En la gran mayoría de los casos suele afectar a niños que practican natación u otros deportes acuáticos. Es una enfermedad asintomática y es fácil reconocerla a simple vista: generalmente se evidencia un número pequeño de pápulas, de forma cónica y de color carne o translúcido. Las lesiones se encuentra en la piel y se concentran en la zona del tronco, cuello y/o extremidades.

El riesgo de contagio directo (o por agua) suele ser alto y el tiempo de incubación del virus oscila entre las dos semanas hasta los tres meses. El diagnóstico debe ser realizado por un médico especialistas en medicina pediátrica. El mismo puede realizarse a partir de la observación de las lesiones o puede requerir estudios complementarios, según el caso.

El tratamiento suele ser tópico y puede incluir un curetaje realizado por un médico especialista en dermatología. Durante el tratamiento suele haber regresiones y recaídas por lo cual es importante aumentar los cuidados y evitar el contagio hacia otros niños. Para esto es importante secar bien la piel, proteger las zonas lesionadas durante el contacto con agua y/o exposición al sol y prestar especial atención a las condiciones de higiene de las toallas y equipos de natación de los niños.

Si tenés dudas, acercate a nuestro centro integral y consultá con nuestro equipo de dermatología pediátrica